La gamificación como estrategia del desarrollo de software

La gamificación

La gamificación ha logrado conquistar el mundo del diseño de programas de computación. La tecnología de computación, desde el inicio de los sistemas Windows y Apple, ha apuntado hacia la creación de interfaces intuitivas. La idea es que los usuarios puedan moverse por una aplicación sin necesidad de ser expertos en programación.

Ahora, con la implementación de las estrategias de gaming se ha dado un paso distinto. No solo se ha pensado en el diseño y usabilidad. También, se considera el cómo usar el software teniendo en cuenta ciertos objetivos y maneras de lograrlo. 

En general, se usa la táctica de implementar tips de juegos en la experiencia de los programas de computación. Se trata de una experiencia que ha dado excelentes resultados, por lo que sigue aplicándose en los criterios de elaboración de programas de computación.

¿Qué se entiende por gamificación en desarrollo de software?

La gamificación tiene resultados en el escenario motivacional. Quienes usan un programa patentado con estos criterios tienen ese mismo deseo que involucra los juegos: las ganas de conquistar metas. No se puede negar que se inyecta una dosis de competencia, la cual es aprovechada para lograr resultados.

Un ejemplo típico de la gamificación en software es la incorporación de ratings. Colocar quienes han logrado resultados, acumulado horas de uso o han alcanzado desempeño óptimo en poco uso de tiempo. Asimismo, en la entrega de recompensas. Tal es el caso de software que abre la opción a herramientas de trabajo a quienes logren ciertos resultados. Otra alternativa es el uso de estadísticas para monitorear los desempeños.

Las estadísticas son el equivalente a los números de los deportistas. Del mismo modo en que se logran récords deportivos, sucede que el software con gamificación lleva un conteo de las actividades de los usuarios. Tal es el caso de los programas pensados para grandes compañías, en las cuales se dan distinciones como: “empleado del mes”, “novato con mejor desempeño”, “vendedor con más clientes contactados”, etc. 

Principios inculcados en la gamificación de software

La gamificación impide que las personas se conviertan en seres ensimismados frente a un computador. Permite estar pendiente del resto del equipo de trabajo. A su vez, promueve el trabajo en grupo. De esa manera, se impide que las personas se conviertan en trabajadores alienados. Surge la noción de colectivo, de que se forma parte de un conglomerado.

El hecho de que promueva la sana competencia es una virtud. La gente, muchas veces, sólo cumple funciones por salir del paso. Es decir, solo desean cumplir con las asignaciones. Se pierde el deseo de ser el mejor, por dejar una huella en lo elaborado. En buena medida, la gamificación en software es un catalizador. Promueve el uso de un programa de computación de maneras diferentes, alejándose de la fría concepción de un qué un software es una herramienta complicada.

Resta decir algo más: la gamificación le añade una pincelada de diversión. Tal vez, ésta es su bondad más notable. Quien usa el software pasa un rato agradable, con deseos de seguir usándolo una y otra vez. ¡Algo que se busca en toda aplicación para computación!